Una perrita llamada Vilma se metio en el agua en la playa de Punta Brava, y vecinos del barrio arriesgaron sus vidas por salvarla.

 

   

Ampliar imagen 

El domingo pasado se produjo en Puerto de la Cruz (Tenerife) una de esas historias amables y con final feliz que merecen ser contadas y que tan escasas son estos días en los medios de comunicación. 

Una perrita se había quedado atrapada y había sido arrastrada por la corriente hasta una cala en Punta Brava. 

Unos vecinos de la zona, con cuerdas y un arnés lograron sacar a la perrita que había quedado atrapada. 

Los bomberos llegaron cuando ya había acabado el rescate. 

 

 

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »