Los medios españoles vuelven a rendirse a los pies de "La Pulga", apenas días después de ensayar algunas críticas por su "sequía" de tres partidos. En Madrid lo calificaron como "un goleador de época" que va por los récords de todas las leyendas

 

Crisis de adjetivos para definir a Lionel Messi: "Este tío es una bestia"

 

Oficialmente, los medios españoles se quedaron sin adjetivos para definir todo lo que es capaz de hacer Lionel Messi dentro de una cancha. Si hasta cayeron en el ridículo de criticarlo porque estuvo tres partidos sin convertir. Ayer, con un nuevo hat-trick -el 13º de su carrera-, superó la barrera de los 200 goles (202) y hoy todos vuelven a rendirse a sus pies.

 

Así de simple. Como el título de tapa de Sport, el diario que, hay que decirlo, más bancó a “La Pulga” cuando comenzaban a escucharse las primeras críticas. “Este tío es una bestia”, anuncia en letras gigantes, y destaca que marcó dos tripletes en cuatro días, contando el que le anotó al Mallorca por la Liga española.

 

En las páginas interiores tampoco escasean los elogios. “Infalible”“divino”“el mejor jugador del mundo”. Le pusieron un 9 a su actuación y destacaron que no tuvo a Villa, Xavi ni Iniesta para que lo asistieran.

 

Mundo Deportivo, otro de los periódicos catalanes, también ensalza al argentino. “De tres en tres”, destaca en su portada, y señala que Messi, al igual que Pep Guardiola (200 partidos con el equipo azulgrana) y Víctor Valdés (877 minutos sin recibir goles),“sigue haciendo historia”.

 

En Madrid tampoco pudieron hacer caso omiso de este fenómeno. Marca, que le dedicó un pequeño espacio en su portada, define no obstante a Messi como “un goleador de época” que “supera como goleador a grandes leyendas de la historia del fútbol como Diego Armando Maradona, Ronaldo, Bobby Charlton o George Best”, y que “esta campaña podría batir también a Thierry Henry y a Johan Cruyff”.

 

“Messi no solo alcanzó sino que superó la barrera de los 200 goles (202) y ahora se propone destronar a César (235)”, destaca El País, en referencia al récord de tantos en el Barcelona, algo que, a esta altura, parece un trámite a saldar por Lio en el corto plazo.

 

Un párrafo define la actitud insaciable del rosarino: “A Guardiola le dio tiempo hasta de refrescar al equipo con vistas a Bilbao con delanteros como Alexis mientras Valdés seguía imbatido y Messi pedía al árbitro que alargara el partido, en el descanso y al final, siempre inconformista”. Y concluye: “Pocas veces le habían ido tan bien las cosas al Barça en la embriagadora Praga. Igual a Messi le acaba gustando la cerveza. A su salud”.

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »