El equipo xeneize jugará desde las 19.30 el partido más difícil en su camino a la conquista del título continental, ante Fluminense en Río de Janeiro, en la revancha por cuartos de final. Vuelve Santiago Silva.

 

RIQUELME ESTARÁ EN EL MEDIOCAMPO XENEIZE ANTE EL FLU. FOTO: AP  

 

Boca Juniors buscará este miércoles sortear el duro obstáculo llamado Fluminense para clasificarse a las semifinales de la Copa Libertadores de América, con la ilusión de alcanzar su séptimo título en la historia de este certamen e igualar así a Independiente en la cantidad de trofeos obtenidos.

El partido desquite de una de las llaves de cuartos de final se jugará en el estadio Joao Havelange, de Río de Janeiro, desde las 19.30 y el árbitro chileno Enrique Ossés será el encargado de impartir justicia.

El equipo de Julio Falcioni ganó 1 a 0 (con gol de Pablo Mouche) el encuentro de ida, jugado la semana pasada en la Bombonera.

Pese a que la ventaja sabe a poco, el conjunto xeneize potencia sus virtudes cada vez que sale de casa, a punto tal que va invicto en tal condición en la Copa, con tres triunfos y un empate.

Inclusive, uno de los éxitos alcanzados como visitante en el certamen continental se dio ante el mismo rival carioca por 2 a 0 en la fase regular de la competencia.

En aquella noche de abril, en Brasil festejaron con los goles de Darío Cvitanich y Juan Sánchez Miño, uno en cada tiempo.

Boca llega con la tranquilidad de saber que le alcanza con un empate para pasar a las semifinales. Incluso le bastará una derrota por un tanto si logra anotar, ya que en ese caso cobraría valor el gol como visitante.

En el equipo que dirige Julio César Falcioni se anuncia la vuelta del delantero uruguayo Santiago Silva, quien se recuperó de un desgarro en el recto interior de la pierna derecha provocado tres días después de que Boca venciera 2 a 1 a Unión Española de Chile, en la ida de octavos de final.

La duda es quién será el otro delantero: Darío Cvitanich o Pablo Mouche, ya que este último es el goleador de Boca durante 2012, con nueve tantos (cinco en el torneo Clausura, tres en la Libertadores y uno en la Copa Argentina).

El equipo local que dirige Abel Braga, que salió primero entre todos los grupos de la Copa, tendrá la novedad del ingreso de Thiago Carleto por Carlinhos, expulsado en el primer encuentro, aunque seguirá sin poder contar por lesión con Fred y el experimentado Deco. El que sí estará en el banco de suplentes es el atacante Washington Nem, quien no estuvo en la Bombonera por lesión.

Fluminense logró hace poco el torneo Carioca y por la primera fecha del Brazilerao venció el domingo pasado, con un equipo integrado por suplentes, al Corinthians por 1 a 0.

El estadio estará colmado, ya que se vendieron las 33.000 entradas generales disponibles y quedan algunas plateas, más las entradas para los hinchas argentinos. A éstos les dieron 4.000, pero calculan que asistirán cerca de 3.000, algunos de los cuales ya arribaron, aunque el grueso se espera para hoy después del mediodía.

La expectativa en Río de Janeiro es muy grande por el encuentro y en la ciudad se observan banderas del Flu colgadas en los balcones y en los hoteles se ofrecen micros para el partido como una de las atracciones para los turistas.

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »