La embajada en Buenos Aires estima que podría haber en el país hasta 50 de estos vehículos que fueron usados por sus tropas en la Segunda Guerra Mundial, y que un museo de Poznan busca para su exhibición. Pero para dar con los blindados será necesario un enorme esfuerzo de inventariado de parte del ejército argentino, cotejando números de serie y órdenes de compra

Entrevista Mr Goju (Montenegro)

Por: Jorge Rubén García

La curiosa trama comenzó el pasado 31 de enero, en el medio del calor del verano y con las oficinas de Buenos Aires aún parcialmente vacías, cuando la embajadora de Polonia en Argentina, Aleksandra Piątkowska, se contactó con el ejército argentino con un pedido inusual. Su gobierno estaba buscando un antiguo tanque de la Segunda Guerra Mundial presuntamente utilizado por tropas polacas y que luego, en medio de otra curiosa historia, acabaría en los arsenales del país sudamericano.

“Es una historia tan rara y diferente. Y algo tan bonito, es recuperar una parte de la historia polaca”, explicó el martes Piątkowska, en diálogo con Infobae.

El tanque buscado por Polonia es un M4 Sherman “Firefly”, una versión británica del famoso blindado estadounidense que a su vez fue utilizado por el Segundo Cuerpo, una unidad de exiliados polacos que combatió en las filas del ejército británico durante la Segunda Guerra Mundial. Al final de esa contienda, Argentina compró un gran número de tanques Sherman, en diferentes modelos, y expertos e historiadores en el Museo de Guerra Acorazada de Poznan, en Polonia, creen que algunos de estos podrían haber sido usados por el Segundo Cuerpo.

Desde la embajada sostienen que la búsqueda “no es un proyecto global ni un programa de gobierno" para la repatriación de objetos históricos, si no que "es más espontánea”. Aunque lo cierto es el interés por la Segunda Guerra Mundial, sus símbolos e interpretaciones, está en alza en gran parte de Europa, desde Rusia hasta el Reino Unido, y tanto por parte de las personas como de los gobiernos.

 

Los primeros en contactar al gobierno polaco para hacer las averiguaciones fueron precisamente los investigadores del Museo en Poznan, que se especializa en restaurar viejos blindados. “Fue una idea de ellos encontrarlo, restaurarlo y exhibirlo, ya que según ellos hay tantas personas aficionadas a la Segunda guerra Mundial, las herramientas y las armas”, señaló la embajadora. Un ministro dentro del gabinete del presidente conservador y nacionalista Andrzej Duda tomó entonces el caso y contactó entonces a la embajada.

  El presidente de Polonia, Andrzej Duda (REUTERS/Kacper Pempel, archivo)

El presidente de Polonia, Andrzej Duda (REUTERS/Kacper Pempel, archivo)

“No tenemos nada de prisa. Es una búsqueda que ojalá tenga éxito, y a la que yo asocio con las relaciones entre Argentina y Polonia, porque hay tantos polacos en argentina que llegaron tras la Segunda Guerra Mundial y muchos que sirvieron en el Segundo Cuerpo”, consideró Piątkowska y adelantó luego que será un proceso que sin duda tomará su tiempo.

El general de brigada Sergio Javier Pucheta, director de Arsenales del ejército argentino, respondió rápidamente a las primeras averiguaciones hechas por la embajadora y se puso a disposición, comprometiéndose a revisar los registros.

También advirtió que, encaso de encontrarlo, el tanque podría estar destruido, ya que muchos fueron usados en polígonos de tiro, o quizás afectado en un museo o monumento. Es usual ver a los viejos Sherman montando guardia en plazas y monumentos en pueblos y ciudades a lo largo del país

Pero inventariar el destino de los casi 400 tanques comprados por Argentina entre 1946 y 1948 es sólo una parte de esta búsqueda detectivesca. Para corroborar que alguno de ellos pueda ser uno de los 50 que pertenecieron al Segundo Cuerpo, de acuerdo a estimaciones del Museo de Poznan, es necesario cotejar los números de serie, usualmente localizados en el frente del casco.

 

El Sherman se produjo en numerosas versiones. En la foto un M4A3E8 "Easy Eight" con cañón de 76 mm (Shutterstock)

“El equipo en Poznan está trabajando para encontrar los números de serie para contrastar con los tanques argentinos. Vamos por ahora en paralelo con el ejército argentino y cuando tengamos todas las fotografías y pistas se las enviaremos”, precisó Piątkowska

Finalmente, si el M4 Sherman es hallado y su historial en el Segundo Cuerpo es probado, Polonia deberá hacer un pedido formal al gobierno de Argentina y, en caso de ser aprobado, habrá que buscarlo, donde sea que esté, embalarlo y transportarlo de vuelta a Poznan, que se encargara de su restauración, como recientemente han hecho con un cazatanques M10 Achilles, contemporáneo con el Sherman, que también fue operado por polacos y recuperado en Bélgica.

La compra de los Sherman

Argentina compró los tanques Sherman durante un proceso de modernización de sus Fuerzas Armadas encarado durante la primera presidencia de Juan Domingo Perón (1946-1952) y aprovechando las enormes cantidades de material de guerra en desuso que había en el mundo en la inmediata posguerra, gran parte del cual se oxidaba en enormes arsenales al aire libre.

De acuerdo al investigador Ricardo Jorge Sigal Fogliani, en su libro “El Sherman en el ejército argentino”, aunque prácticamente la totalidad del equipo adquirido por Argentina pertenecía al Reino Unido, la operación se hizo a través de terceros que ya habían a su vez comprado los vehículos como chatarra. Difícil había sido hasta el momento negociar la compra de Sherman directamente con los estadounidenses, sus fabricantes, debido a las simpatías de los anteriores gobierno argentinos con las potencias del Eje.

  Un tanque M4 Sherman durante las conmemoraciones por el 75 aniversario del Día D (REUTERS/Eva Plevier)

Un tanque M4 Sherman durante las conmemoraciones por el 75 aniversario del Día D (REUTERS/Eva Plevier)

Los tanques se encontraba en Bélgica y fueron comprados por el Instituto Argentino de Promoción e Intercambio (IAPI), una institución creada por Perón que centralizaba el comercio exterior, al empresario belga Victor Van Loo, señala Fogliani, a un precio de 20 centavos de dólar el kilo a pagar en productos agropecuarios.

En total se adquirieron unos 360 tanques M4 Sherman (algunas estimaciones ponen el número muy por encima de los 400), y cerca de 200 de estos eran de la variante “Firefly”, armada con un cañón más potente.

Los blindados, pertenecientes al ejército británico, contaban con todas las modificaciones realizadas por ese país y en algunos casos se encontraron efectos personales de las tripulaciones anteriores en su interior. Servirían a partir de entonces en el ejército argentino hasta finales de la década de 1970.

Cómo es el Sherman “Firefly” buscado

El tanque medio M4 Sherman fue diseñado por Estados Unidos a comienzos de la década de 1940 y entró en servicio en 1942. Las fuerzas del Reino Unido fueron las primeras en utilizar el modelo en el Teatro de Operaciones de África del Norte, donde tuvo su bautismo de fuego durante la Segunda Batalla de El Alamein.

Pesaba unas 30 toneladas, con 5,89 metros de longitud, 2,62 de ancho y 3 de alto (uno de sus puntos débiles en combate). Podía alcanzar una velocidad máxima de 42 kilómetros por hora, y durante su historia estuvo equipado con motores General Motors, Ford, Chrysler y Wright Whirlwind, de aproximadamente 400 caballos de fuerza. Su armamento básico era el cañón de 75 milímetros M3, pero recibió con el tiempo varias mejoras en esta área.

 

Un tanque M4 Sherman "Firefly" en el ejército británico durante la Batalla de las Ardenas, a finale sde 1944 (Wikipedia/U.S. ARMY CENTER OF MILITARY HISTORY)

Fue el principal tanque del ejército de Estados Unidos durante la Segunda Guerra Mundial y también en Corea, y una parte importante del arsenal británico e incluso del de la Unión Soviética, que también recibió unidades. En total, se fabricaron unos 50.000 de estos vehículos, en diferentes versiones producidas por prácticamente todas las grandes automotrices estadounidenses: Ford, General Motors y Chrysler, entre muchas otras. Solo el icónico T-34 ruso, entrado en servicio en 1941, se produjo en mayores números que el Sherman.

Durante un corto tiempo fue uno de los mejores blindados del mundo, pero pronto su blindaje y su cañón quedaron desfasados ante los nuevos modelos que Alemania comenzó a desplegar a finales de 1942.

Conscientes de esta situación, los británicos se movilizaron para montar un cañón QF de 17 libras (76,2 mm), la mejor arma antitanque con la que contaban los aliados en ese momento, en le torreta de sus Sherman, y así nació el “Firefly” (libélula).

Aunque era considerado una medida de emergencia a la espera de nuevos y mejores tanques en desarrollo, el “Firefly” se convirtió en el tanque aliado más potente de la guerra de entre aquellos que participaron en grandes números, y el único con la capacidad de hacer frente a los Panzerkampfwagen Tiger, Königtiger y Panther alemanes.

Tal es así que tras la adquisición de los 200 “Firefly" Argentina pasó a tener la fuerza de tanques más poderosa de toda latinoamérica, región en la que abundaban los Sherman de cañón corto.

El Segundo Cuerpo en la historia de Polonia

Los M4 Sherman, incluyendo los “Firefly”, fueron utilizados para equipar a las fuerzas acorazadas del Segundo Cuerpo polaco, una unidad creada en 1943 por los aliados y en base al modelo de organización británico. Este Segundo Cuerpo pertenecía a las Fuerzas Armadas Polacas en el Oeste, institución creada por el Gobierno polaco en el exilio, a su vez surgido tras la derrota de Polonia luego de la invasión alemana de 1939, pero en la práctica operaba dentro de la órbita del Ejército Británico.

  Soldados aliados, algunos montados sobre un Sherman, hablan con la periodista Martha Gellhorn durante una pasua en la batalla de Montecassino, la más importante en la que participó el Segundo cuerpo polaco (Imperial War Museum)

Soldados aliados, algunos montados sobre un Sherman, hablan con la periodista Martha Gellhorn durante una pasua en la batalla de Montecassino, la más importante en la que participó el Segundo cuerpo polaco (Imperial War Museum)

Combatió en Egipto y Libia contra las tropas germanoitalianas, y en 1944 fue trasladado a Italia, donde participó en la Batalla de Montecassino, una de las más duras de la guerra, y en las de Ancona y Bolonia.

El Segundo Cuerpo no era una fuerza simbólica. Comandada por el general Władysław Anders, llegó a tener cerca de 75.000 miembros, entre polacos exiliados al comienzo de la guerra y aquellos prisioneros de los soviéticos que fueron luego liberados tras arduas negociaciones. Fue una unidad de combate de enorme reputación dentro del 8° Ejército Británico, y en consecuencia sufrió fuertes bajas hasta el fin de la guerra en mayo de 1945.

Pero mientras el Segundo Cuerpo combatía en las filas de los aliados occidentales, otros polacos peleaban también en los 1° y 2° ejércitos polacos creados bajo la tutela de la Unión Soviética. Luego de que Polonia quedara bao ocupación soviética y del otro lado de la Cortina de Hierro tras el fin de la guerra, la historia del Segundo Cuerpo fue anulada en favor de la de las unidades polacas en el Ejército Rojo.

“Cuando yo era niña, durante el comunismo, nadie hablaba sobre Anders. Cuando nos convertimos en un país democrático se abrieron los archivos de muchas instituciones fuera de Polonia y las personas que participaron del Segundo cuerpo pudieron hablar de su pasado, que había sido clandestino”, explicó Piątkowska.

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

La curiosa búsqueda que lanzó el gobierno de Polonia de tanques de la Segunda Guerra Mundial que están en Argentina

Lideró la resistencia contra los nazis en Varsovia, dejó su país y fundó un pueblo en Neuquén: la vida de un héroe que encontró la paz en la Patagonia

A 80 años del día en que las tropas de Hitler cruzaron la frontera con Polonia y el mundo no volvió a ser igual

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »