El programa elaborado por la Dirección de Empresas Recuperadas que dirige Eduardo Murúa incluye la sustitución de importaciones, varios esquemas de créditos y subsidios y la generación de un sistema de encadenamiento productivo.



Sustituir importaciones, crear nuevas empresas autogestionadas, generar un sistema de encadenamiento productivo y ocho esquemas de créditos y subsidios son algunos de los proyectos que la Dirección de Empresas Recuperadas tiene como metas de gestión para los próximos años.

De acuerdo con el plan elaborado por el organismo que encabeza Eduardo "Vasco" Murúa, una de las ideas más ambiciosas pasa por "implementar una política de sustitución de importaciones".

El proyecto
El proyecto, que deberá acordarse y materializarse en conjunto con la Secretaría de Comercio y el Ministerio de Economía, prevé:

•La creación de "pequeñas unidades productivas, altamente tecnificadas, organizadas autogestivamente y conformadas por no más de 10 personas". Para eso, la Secretaría de Comercio deberá elaborará un lista de "productos importados que pueden ser sustituidos por producción nacional y de clientes que aseguren la demanda de esos productos".

•También está en estudio una iniciativa para "crear nuevas empresas autogestionadas y competitivas, que se adapten al mundo de hoy".

"La economía popular o social debe llamarse así por estar en función del bien social y no por ser una economía de segunda no competitiva y dependiente del Estado", sostiene el texto del proyecto.

•"Mejor Producir", "Más Trabajo", "Fuera Cuevas", "Igualar", "Recuperar", "Capacitación Integral", "Cuidándonos, cuidándolos" y "Empezar de nuevo" son los ocho esquemas de ayuda, en créditos o subsidios, para trabajadores autogestionados, que forman parte del proyecto de gestión del área que conduce Murúa.

•"El inicio del funcionamiento de una fábrica autogestionada suele estar precedido por despidos, cesación de pago de salarios, deterioro de las instalaciones, rotura o robo de maquinaria y vencimiento o inexistencia de insumos básicos", se señala en los considerandos de la propuesta.

Por eso la "ayuda" a este sector parte de la premisa que el capital inicial es clave a la hora de iniciar un "proceso de recuperación".

•Del presupuesto de 5.000 millones de pesos que Murúa pedirá para su área saldrá un fideicomiso con el que se buscará agilizar el acceso a créditos y bajar los costos financieros para las empresas recuperadas.

•También, habrá subsidios para la inversión en infraestructura y para "reconversión energética", otro ambicioso plan que la flamante dirección quiere acordar con el INTI, la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA) y universidades de todo el país.

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »