Durante un seminario organizado por la Academia Pontificia de Ciencias Sociales, el secretario Gustavo Beliz aseguró que 8 de cada 10 latinoamericanos "piensan que el gobierno está en manos de unos pocos que no trabajan por el bien común".


El secretario de Asuntos Estratégicos, Gustavo Beliz, señaló hoy que "América Latina es un ejemplo vivo de que la teoría del derrame nunca funcionó" y resaltó que "ocho de cada diez latinoamericanos no está satisfecho con cómo funciona la democracia en sus países".

El funcionario participó del seminario sobre "Nuevas Formas Fraternidad Solidaria", organizado por la Academia Pontificia de Ciencias Sociales en el Vaticano (PACS), ocasión en que además subrayó "los peligros del mundo tecnologizado y globalizado".

"La tecnología se convirtió en una adicción emocional, así como las fake news están amenazando nuestro sentido de verdad, la concentración de dividendos digitales está aumentando la desigualdad", consideró.

Beliz agregó que "las ideologías no proveen las respuestas prácticas" necesarias y juzgó que hay que "dejar de repetir el estilo de piloto automático" que, dijo, falló "siempre".

La tecnología se convirtió en una adicción emocional, así como las fake news están amenazando nuestro sentido de verdad

Gustavo Beliz, secretario de Asuntos Estratégicos

"Latinoamérica es un ejemplo de que la teoría del derrame no funcionó; pero la teoría del derrame aplicada a la democracia no está funcionando: 8 de cada 10 latinoamericanos no está satisfecho con cómo funciona la democracia en sus países y piensan que el gobierno está en manos de unos pocos que no trabajan por el bien común", aseguró.

También resaltó que "los libres movimientos de capitales de corto plazo vienen con piel de cordero pero son lobos; en Argentina queremos ir más allá de esta situación utilizando herramientas que nos aseguren que nunca más tomemos deudas insostenibles".

Beliz mencionó además sobre la "amenaza del enfriamiento global de ideas, es una especie de estanflación conceptual: las mismas viejas recetas que usamos en las últimas décadas se volvieron burbujas sobreinfladas y el daño que están causando a la economía pasan desapercibidos", concluyó.

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »