La Conmebol definió, luego de un largo debate, que Lima sea la nueva sede de la final única de la Copa Libertadores entre River, defensor del título, y Flamengo, de Brasil, en reemplazo de Santiago de Chile, afectada por una severa crisis socio-política.

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »