Vélez le ganó 2-1 a River en un partido impresionante, con muchos errores. Penales no cobrados, un penal mal marcado, el atajadón de Hoyos a Nacho y más. Golpe en el Monumental.

 

¿A River hay que esperarlo o atacarlo? ¿Cómo se le puede ganar? Vélez tuvo un poco de cada cosa y se llevó un triunfazo Monumental con sus chicos, con el talento de Almada, un arquero que sacó todo y un equipo que se exigió al máximo. En el primer tiempo jugó de igual a igual y se fue 1-0 aprovechando el error de Armani y la gran definición de Nico Domínguez. En el ST River mostró lo que es su ADN, ese equipo intenso, avasallante, incontrolable, y después del empate de Nacho Fernández parecía que se llevaba puesto a un Vélez que ya no tenía tanta energía, que no aguantó semejante ritmo… La gente se fue ovacionando como siempre a Gallardo, más allá del golpe. Porque River lo pudo empatar y también ganar en ese segundo tiempo en el que Vélez jugó replegado y se sintió maniatado. Pudo meter el 2-1 Martínez Quarta, de gran jugada en el empate, y tuvo otras como un tiro libre de Scocco o un cabezazo de Borré.

Hoyos se fue agigantando como figura y un poco por él y otro por falta de definición, Vélez siguió soñando con el triunfo. Y lo empezó a conseguir en un ataque aislado, con la habilidad de Thiago Almada, que generó una falta con una mano previa difícil y de ver y pateó mejor el penal de la victoria.

Claro que había más para un partido tremendo, tan intenso como los dos equipos. River no aflojó en un partido áspero, de pierna fuerte, y empujando por todos lados Merlos le dio mal el penal (no era mano de Domínguez) que se había comido en el PT (falta de Hoyos a Suárez), con el partido 0-0. El tema es que esta vez a Nacho Fernández le adivinaron el palo y Hoyos se mandó un atajadón para mantener la victoria, durísima. Porque tuvo que seguir aguantando a River hasta el final y con uno menos, a  un rival poco acostumbrado a perder, difícil de sostener para cualquiera.

Sin barras pero con hueco en la popular

Mirá también

Sin barras pero con hueco en la popular

Fue un partidazo, un cachetazo impensado para este River que dejó tres puntos y queda a seis de Boca, al que en ocho días recibe por la Libertadores. Vélez (ganó en Núñez después de ocho años y logró su cuarta victoria seguida en la Superliga) lo aguantó como pudo, se sacó la grande con el pibe Almada y con la tapada de Hoyos. Fue un Hoyos en uno…

TODO LO QUE PASO

 

Compartir

Notas Relacionadas

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »