Así se manifestó el presidente de Brasil luego de la designación del fiscal general aludiendo al partido del ex presidente Luis Inácio Lula da Silva.

El presidente de

Brasil

,

Jair Bolsonaro

, habló tras designar al fiscal general Augusto Aras, no alineado a la Operación

Lava Jato

, y dijo a sus seguidores que "si no creen en mi, yo voy a caer más rápido y volverá el PT", del detenido ex presidente Luis Inácio Lula da Silva.

La designación de Aras fue repudiada por el Ministerio Público, incluida la influyente fiscalía de la operación

Lava Jato

y el ex juez y actual ministro de justicia, Sérgio Moro, exhibiendo una grieta inédita en el bolsonarismo, y llevó al presidente

Jair Bolsonaro

a pedirle a sus seguidores un voto de confianza.

Bolsonaro no aceptó a los tres candidatos votados por la Asociación de Fiscales y eligió al subprocurador de la República, Aras, un crítico de la Operación mencionado, que según el mandatario "no es un radical en la legislación ambiental".

En medio de los incendios amazónicos, Bolsonaro afirmó que Aras "está a favor del desarrollo del país sin ser chiita", rama del Islam usada por el presidente brasileño como sinónimo de extremismo.

La designación de Aras consolida la ruptura de la tradición inaugurada por Lula por consejo del ex presidente del gobierno español Felipe González, que era aceptar una lista de tres candidatos para sectores claves del Estado otorgadas por la propia burocracia. Esta tradición, vigente desde 2003, la rompió en 2017 Temer y ahora Bolsonaro.

La designación también pone a Bolsonaro otra vez enfrentado a la persona más popular del gobierno, el ministro de Justicia y ex juez Moro, a quien le ha retirado gran parte del poder al descabezar a la cúpula de la Policía Federal.

Aras es un crítico del protagonismo y de los abusos de

Lava Jato

, sobre todo desde que hace tres meses las ilegalidades practicadas por la operación anticorrupción surgida en 2014 están siendo reveladas por filtraciones de chats por parte del sitio The Intercept

Brasil

Esta es una de las cuestiones que lo enfrentó a Moro, ex juez de

Lava Jato

que hace meses sufre de vaciamiento de poder por parte de Bolsonaro. El presidente, que ya anticipó que buscará ser reelecto en 2022, no quiere que ninguna figura de su sector crezca al punto de llegar a hacerle sombra.

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »