El huracán tocó este viernes tierra en Carolina del Norte, Estados Unidos, rebajado a categoría 1, pero aún promueve fuertes lluvias que dejaron unas 800 personas atrapadas en una isla de ese estado y a más de 200.000 sin energía eléctrica mientras avanza hacia Canadá por la costa este.

El huracán

Dorian

tocó este viernes tierra en Carolina del Norte,

Estados Unidos

, rebajado a categoría 1, pero aún promueve fuertes lluvias que dejaron unas 800 personas atrapadas en una isla de ese estado y a más de 200.000 sin energía eléctrica mientras avanza hacia

Canadá

por la costa este.

Debilitado luego de su paso por las Bahamas pero aún con peligrosos vientos de 150 kilómetros por hora,

Dorian

produjo inundaciones y riadas tras llegar a primera hora de esta jornada a la zona del cabo Hatteras, en el extremo sur de una larga isla barrera conocida como Outer Banks.

"Estamos muy preocupados, porque hay cientos de personas atrapadas en la isla de Ocraco-ke", al sudoeste del cabo Hatteras, dijo el gobernador de Carolina del Norte, Roy Cooper, en una conferencia de prensa reproducida por la agencia EFE.

"La tormenta es muy intensa allí. No creo que los equipos de rescate puedan llegar ahora mis-mo, pero están preparados para actuar tan pronto puedan", agregó.

Cooper calculó que unas 800 personas pueden haber quedado atrapadas en esa isla de casi 25 kilómetros cuadrados, y recomendó a la gente que subiera al punto más alto de sus casas para evitar ser arrastrados en las posibles riadas.

En apenas dos horas, las olas del Océano Atlántico superaron los dos metros de altura e inun-daron rutas y viviendas en la isla.

"Esto es un desastre absoluto", dijo Peter Vankevich, el director del principal periódico de la zona, el Ocracoke Observer.

"Es imposible exagerar el impacto que ha tenido la tormenta aquí, y he oído que en Hatteras las cosas están todavía peor", agregó Vankevich a The Washington Post.

En Carolina del Norte, más de 200.000 personas quedaron sin electricidad por la caída de ár-boles y postes eléctricos y otras 5.000 fueron evacuados a albergues luego de abandonar sus viviendas, mientras unas 80 rutas y autopistas permanecen inundadas, según las autoridades estatales.

Este mediodía la tormenta se dirigía hacia la Bahía de Chesapeake, un estuario que divide los estados de Virginia y Maryland.

"Se espera que durante las próximas horas continúen los vientos peligrosos y marejadas cicló-nicas en la costa de Carolina del Norte, el sudeste de Virginia y el sur de la Bahía de Chesapeake", indicó el Centro Nacional de Huracanes (CNH) en su último boletín.

Está previsto que

Dorian

, que avanza a una velocidad de 34 kilómetros por hora, roce entre esta noche y el próximo sábado el sudeste de Nueva Inglaterra, en Massachusetts.

También se estima que tocará tierra en Nueva Escocia y el resto de las provincias marítimas de

Canadá

, a última hora del sábado, aunque el CNH consideró que, para entonces, pueda haberse convertido en un ciclón postropical.

Pese a las inundaciones, las autoridades de Carolina del Norte se mostraron aliviadas ante la ausencia, por ahora, de fallecidos y las comparaciones con el ciclón Florence, que hace un año dejó más de una treintena de muertes entre ese estado, Carolina del Sur y Virginia.

El impacto de

Dorian

en

Estados Unidos

fue más débil comparado con sus catastróficas consecuencias en Bahamas, donde las autoridades siguen buscando sobrevivientes y ya contabilizaron al menos 30 muertos.

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »