La mujer sufrió muerte cerebral y mantuvieron sus signos vitales para que el embarazo continuara. La criatura pesó poco mas de 2 kilos. Se trató de un hecho sin antecedentes en el mundo. INCREÍBLES DETALLES.

Una beba nació sana y salva en un hospital de

República Checa

, luego de pasar cuatro meses en el viente de su mamá, que falleció cuando ella tenía apenas 16 semanas. El caso conmocionó al mundo por tratarse de un verdadero logro de los médicos al mantener a la mujer, de 27 años, con vida artificial por un tiempo récord.

Eva, madre de Eliska, fue hospitalizada el pasado 21 de abril en estado de muerte cerebral pero decidieron mantener su respiración y signos vitales para hacer posible el nacimiento de la beba. La mujer sufría ataques de epilepsia y fue diagnosticada con una malformación arteriovenosa, que le provocó una hemorragia cerebral que la dejó en estado vegetativo.

Al momento de la internación de su mamá, el feto pesaba apenas 250 gramos pero el accionar de los médicos permitió que naciera por césarea el pasado 15 de agosto con 2 kilos 100 gramos y una altura de 42 centímetros. Ese día también certificaron la muerte de Eva.

La beba estuvo monitoreada por los médicos (Imagen ilustrativa).

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »