Sus familiares afirman que durante su estadía los menores no aprendieron las herramientas necesarias para desenvolverse en la vida.

Familiares

de las 29 víctimas del instituto Próvolo luchan mientras aguardan el reinicio del juicio este miércoles para que se haga justicia por los abusos sexuales que allí se cometieron a los menores, y para que sus seres queridos se reinserten en la sociedad dado que "en sus años alojados allí no aprendieron ni el lenguaje de señas ni un oficio", explicaron.

"Hay muy pocas víctimas reinsertadas en la sociedad dado que tras las denuncias y el desalojo del Instituto la reinserción ha sido a nivel escolar pero no laboral", afirmó Sergio Salinas, defensor en la causa que tiene a 29 víctimas, 11 de las cuales son querellantes en este primer juicio iniciado este mes, sobre un total de 28 casos de abuso sexual.

El reclamo de los padres y familiares de las víctimas.

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »