El Sumo Pontífice cuestionó, durante el rezo del Ángelus dominical, a aquellos fieles que se hacen leer las manos.  

Un duro mensaje lanzó este domingo el papa Francisco contra quienes mezclan la vida cristiana con "la mundanidad" y "la superstición”.

"Cuántos que se dicen cristianos van a leerse las manos. Eso es superstición, no Dios", afirmó.

El Pontífice lanzó estas críticas durante el rezo del Ángelus dominical, en el que instó a no vivir de manera "hipócritca" y a "pagar el precio de ser coherentes".

"Está bien decirse cristianos, pero sobre todo hay que practicar el cristianismo, que no es otra cosa que testimoniar el Evangelio, amar a Dios y al prójimo", destacó.

Para el Papa el Evangelio, que "se ha propagado como un incendio benéfico superando toda división entre los individuos, pueblos y clases sociales", sólo se manifiesta de verdad cuando "cambia el mundo a partir del cambio del corazón de cada uno".

Por eso, expresó que todo cristiano debe abandonar toda forma "de pereza, apatía, indiferencia y cerrazón para acoger el fuego del amor de Dios".

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »