Eran comercializadas en cuatro locales, que fueron clausurados. Las sustancias químicas capturadas están prohibidas por resultar nocivas para la salud, "incluso más que el tabaco", informaron desde la justicia porteña.

La Policía de la Ciudad secuestró en el barrio porteño de Once unas 1.500 cargas de sustancias químicas para cigarrillos electrónicos, cuya venta está prohibida por ser nocivas para la salud, "incluso más que el tabaco", informó este miércoles la Justicia porteña.

Efectivos de la División Delitos contra la Salud de la Policía de la Ciudad estuvieron a cargo del operativo, que se realizó el lunes último en cuatro comercios de las calles Sarmiento al 2300 y Pasteur al 200.  

"El contenido de los cigarrillos electrónicos, que en la mayoría de los casos son alcoholes mezclados con nicotina, es más dañino que el tabaco común", advirtieron.

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »