Sin estos elementos de traducción simultánea, el proceso judicial continuará postergándose. Las defensas de los acusados argumentan que son necesarios para que los curas imputados, uno ciego y otro sordo, puedan entender el proceso. 

Más de 70 testigos esperan comenzar a declarar este miércoles en el juicio por abusos sexuales cometidos en el Instituto Próvolo de

Mendoza

, que tiene a dos curas y un ex jardinero como acusados y que han puesto como condición que haya taquígrafos en simultáneo para poder comprender los alcances del debate dado sus dificultades en la vista y la audición.

La semana pasada el juicio oral se postergó hasta este miércoles, mientras se conseguían taquígrafos que pudieran traducir en simultáneo y en una pantalla gigante para que los curas imputados, uno que no ve y otro que dice que no escucha, puedan entender el proceso.

Desde el Tribunal el plan original era pedir los taquígrafos de la Legislatura "pero nuestro sistema no les sirve porque nosotros usamos estenografía manual sin máquina, y la traducimos luego en computadora", dijo la jefa del área, Guadalupe Carreño.

LEÉ TAMBIÉN: 

Suspendieron juicio por abusos en el Próvolo

Otra posibilidad era pedir los taquígrafos de la municipalidad de capital que pudieran traducir en simultáneo, para lo cual se deberá solicitar un pago extra y una pantalla gigante para que los imputados con mala visión y audición puedan leer, algo que tampoco esta tarde fue confirmado por la comuna.

"La ciudad puso a disposición los taquígrafos pero aún no está confirmado si finalmente los usarán o no", indicaron esta tarde desde el municipio.

Los acusados dicen no comprender los hechos por los que están imputados (Twitter). 

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »