Ocurrió en la ciudad de San Petesburgo. El hombre sacudió y sumergió en el agua con excesiva fuerza al nene que no paraba de llorar. Fue suspendido. 

La violencia con la que un 

sacerdote

bautizó a un bebé generó repudio en la ciudad de San Petesburgo, Rusia. El hecho fue denunciado por un grupo de padres, lo que obligó que la 

Iglesia

Católica suspendiera al hombre durante un año.

Su nombre es Vasili Necheporenko y en el video se puede ver como agita y sumerge a la pileta con excesiva fuerza al menor que no paraba de llorar. Por más que la familia intentaba detenerlo, no paraba con la violencia.

La mamá, Anastasía Alexéyeva, indicó a medios locales que el pequeño resultó herido y con un trauma psicológico.“Hizo todo lo posible para lastimar al niño. Vio que era grande, que no era posible sumergirlo en una fuente tan pequeña. Tenía que haber salpicado el agua sobre su cabeza, pero aun así decidió hacerlo a su manera”, relató.

LEE TAMBIÉN: 

Pastor les practicaba sexo oral a fieles para "succionarles los demonios"

Necheporenko, por su parte, indicó que no hizo nada peligroso ni extraño durante la ceremonia. Por lo contrario, culpó a la progenitora por alarmarse sin motivo porque “tal vez esté aburrida o tenga mucho tiempo libre”.

Las imágenes provocaron el repudio de muchas personas en las redes sociales. Hasta el momento cuenta con 1,43 millones de visualizaciones.

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »