Sin saberlo, el hombre adquirió a un precio irrisorio una pintura de Rembrandt que vale una fortuna.

El hombre, un comerciante adinerado, compró la obra de arte a un desconocido endeudado para ayudarlo con su complicada situación financiera.

Un ciudadano belga se dio cuenta de que el cuadro que adquirió por pura casualidad, hace una década resultó ser bastante más valioso de lo que podía esperar. El hombre, identificado por medios locales con el alias de "Monsieur Jo", compró la obra de arte en la comuna de Herstal, en la provincia belga de Liège, por 500 euros.

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »