Saoirse Roisin Hill, de 22 añas, fue hallada muerta en la residencia familiar de Cape Cod. La joven padecía de depresión y había sido abusada sexualmente en el colegio. 

La tragedia vuelve a enlutar a los Kennedy, la familia más famosa y políticamente influyente de los

Estados Unidos

. En este caso, otra muerte joven. Saoirse Roisin Hill, de 22 años, nieta de Bob Kennedy, fue hallada muerta en la residencia familiar de Cape Cod por una presunta sobredosis.

Saoirse era hija de Courtney Kennedy Hill, hija del candidato presidencial asesinado, que tenía 11 años cuando murió su padre, en 1968. “El mundo es un lugar un poco menos bello hoy”, aseguró en un comunicado Ethel Kennedy, de 91 años, viuda de Robert F. Kennedy, hermano del ex presidente John F. Kennedy.

Según los reportes oficiales, Saoirse Roisin Hill murió en la tarde del jueves luego de que los paramédicos no pudieran revivirla. La joven, tres años atrás, había escrito una conmovedora columna en The Deerfield Scroll, el periódico estudiantil del internado de Deerfield Academy, sobre cómo luchar contra la depresión que la aquejaba y allí reconoció haber tenido un intento de suicidio.

En la columna, la joven también reveló haber sido agredida sexualmente por uno de sus amigos del colegio. La angustia era insoportable: “Hice lo peor que puede hacer una víctima y fingí que no había sucedido. Todo esto se volvió demasiado e intenté quitarme la vida”.

“Luchaba por los derechos humanos y por la promoción de las mujeres, trabajaba con las comunidades indígenas para construir escuelas en México”, agregó en el comunicado la familia.

También era conocida por su activismo político, muy interesada en el movimiento #metoo y en el control de armas. Además, era vicepresidente de los Demócratas Universitarios del Boston College. Saoirse pasó parte de su infancia en Irlanda.

Es que su padre, Paul Michael Hill, es uno de “los cuatro de Guildford”, quienes fueron acusados falsamente de estar involucrados en atentados del Ejército Republicano Irlandés (IRA). El hombre pasó 15 años en prisión y, en 1993, cuando su condena fue anulada y recuperó la libertad, se casó con la madre de la joven. El matrimonio se separó en 2006.

De esta manera, la muerte de la joven se suma a la historia trágica de la familia que comenzó el 22 de noviembre de 1963, cuando en Dallas asesinaron al entonces presidente de los

Estados Unidos

, John Fitzgerald Kennedy.

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »