Pidió actuar con decisión ante la muerte de 150 personas que intentaban llegar a Europa con una precaria construcción. 

El Mediterráneo se volvió un cementerio cada vez más grande. El jueves pasado, unas 150 personas desaparecieron al hundirse las precarias embarcaciones con las que buscaban llegar a

Europa

, lo que fue definido como "la peor

tragedia

del Mediterráneo"
en lo que va del año. El papa Francisco no fue ajeno y pidió que se "actúe con decisión" para evitar que se repita tal desastre.

"Recibí con dolor la noticia del dramático naufragio que ocurrió en los últimos días en las aguas del Mediterráneo, donde decenas de migrantes, entre ellos mujeres y niños, perdieron la vida", expresó el Papa tras rezar el tradicional Ángelus en el Vaticano. De inmediato, renovó un "sincero llamado a la comunidad internacional para que actúe con prontitud y decisión para evitar la repetición de

tragedia

s similares y garantizar la seguridad y la dignidad de todos".

Luego, Francisco invitó a los presentes en la plaza de San Pedro a "rezar por las víctimas y sus familias y, desde el corazón, preguntarle al Padre, ¿por qué?".

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »