Economistas dialogaron con Crónica y analizan que puede pasar con la divisa norteamericana y los precios minoristas tras el 11 de agosto.

Por Florencia Golender
@flopa01

El futuro del dólar y del bolsillo de los argentinos presentan pronósticos tan polarizados como los que muestran las encuestas para las PASO. Con cautela, economistas dialogaron con Crónica sobre qué puede pasar con la divisa y los precios minoristas tras el 11 de agosto. Coinciden en que si el resultado es adverso para el gobierno, el desafío de contenerla hasta octubre será mayor al actual.

Las encuestas sostienen que al menos, el 80% de los argentinos dividen su voto entre las fórmulas Mauricio Macri-Miguel Ángel Pichetto de Juntos por el Cambio y Alberto Fernández-Cristina Fernández de Kirchner, del Frente de Todos. De ahí la enorme incertidumbre de los inversores extranjeros y locales que esta semana obligó al Banco Central a hacer uso de las herramientas disponibles para frenar la tendencia alcista.

Esa presión hizo que la divisa acumulara en la semana un incremento de 90 centavos y cerrara a $44,51 el último viernes. Hubo un repunte de la demanda pero el Central, con el respaldado por el Fondo Monetario Internacional (FMI), intervino en el mercado de futuros con ventas para controlar la escalada.

Se espera que a corto plazo el escenario se mantenga, pero ¿qué ocurrirá después de las primarias si el margen de diferencia entre ambas fuerzas permite dilucidar cuál será el resultado de octubre. Y sobre todo, qué impacto tendrá en los precios de los alimentos, la nafta, y los servicios públicos, entre otros?.

Poder de fuego

Para Miguel Ángel Boggiano, "el Banco Central tiene artillería suficiente para controlar al dólar antes de las PASO y después dependerá del resultado: si es bueno, no va a necesitar intervenir tanto, pero si es adverso al gobierno, ya se trata de una carrera de más largo aguante. Ahora juega al corto plazo y ahí está más cómodo porque tiene herramientas para sostenerlo pero entre las PASO y las generales hay dos meses y medio, si los inversores se vuelcan fuerte al dólar no será tan fácil mantenerlo quieto ese período", explicó a este medio el director de Carta Financiera.

Es que, según el nivel de participación del electorado, las primarias podrían adelantar el resultado de octubre. Si bien la mayoría de las encuestadoras estima que el porcentaje más alto será para Fernández-Fernández, la clave estará en la diferencia que obtenga. Hay mediciones que exponen un margen de dos puntos y hay otras que marcan más de diez puntos.

"En la previa electoral, los inversores prestan atención a las encuestas que hoy indican que Fernández ganaría en las PASO. La diferencia permitirá estimar qué pasará con el dólar: hasta tres o cuatro puntos de ventaja deja abierto el resultado de octubre y el mercado se mantendría calmo; entre cinco, seis o siete puntos la lectura sería neutral; y a partir de ocho puntos para arriba el mercado va a estar muy inquieto hasta la primera vuelta de octubre. Este último escenario sería el más negativo", resumió Christian Buteler, analista financiero.

A largo plazo

El analista económico y director de la Consultora Focus Market, Damián Di Pace, sostuvo al respecto que "por sus consecuencias en los precio el dólar se convirtió en el termómetro de estas elecciones. Por encima de $47 es fiebre y es una situación que el gobierno desea evitar. Hoy cuenta con las herramientas y los dólares suficientes para contener el tipo de cambio a lo largo de todo el proceso eleccionario", agregó.

"El problema de contener el dólar son los costos a corto y a largo plazo -evaluó Di Pace-. A corto plazo la tasa de interés está haciendo imposible financiar el capital de trabajo por parte del sector empresario y la economía puede tener una contracción mayor en pleno proceso de desaceleración de caída. Y a largo, luego de las elecciones de octubre, se habrían usado los dólares necesarios para pagar compromisos de deuda en 2020, el Riesgo País podría volver a subir y el tipo de cambio rebotar más fuerte luego de los intentos de contención hasta diciembre de 2019".

Buteler coincidió en que por ahora el Central "está sólido para contener el tipo de cambio. Siempre en la Argentina la suba del dólar repercute en los precios y a esta altura del año ya estamos con una inflación alta", remarcó. Boggiano puntualizó que "con el dólar no hay pronósticos exactos a futuro. Lo que sabemos es que si al gobierno no le va del todo bien en las primarias y el dólar se dispara las consecuencias se verán en el índice de inflación".

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »