El Papa se mostró en desacuerdo con la reciente prohibición del desembarco de extranjeros en puertos del país europeo y agradeció a las ONGs rescatitas de naúfragos por su "hermoso signo de humanidad".

En medio de la tensión entre las ONGs que rescatan migrantes en el mar Mediterráneo y el Gobierno italiano, el papa Francisco celebró este lunes una misa en la que llamó a ayudar a los inmigrantes a los que llamó "símbolos de todos los descartados de la sociedad globalizada".

Francisco remarcó además que los migrantes "son antes que nada seres humanos".

La polémica por la política italiana de "puertos cerrados" sumó un nuevo capítulo con la intervención de la máxima autoridad de la Iglesia Católica en apoyo explícito a los miembros de organizaciones no gubernamentales dedicadas a salvar vidas de migrantes que naufragan o viajan precariamente en el Mediterráneo.

"Jesús revela a sus discípulos la necesidad de una opción preferencial por los últimos, que han de ser puestos en el primer lugar en el ejercicio de la caridad", aseguró este lunes el pontífice en una misa por el sexto aniversario de su viaje a la isla italiana de Lampedusa.

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »