Luego de un profundo cuestionario la mujer no pudo sostener la mentira y terminó admitiendo la verdad, tras haber movilizado a la Policía.

Una mujer de 23 años realizó una denuncia en la comisaría de

Santiago del Estero

que generó alboroto. La joven contó a los oficiales que el miércoles a la noche mientras se bajaba del colectivo de la Línea 118 para regresar a su vivienda del barrio Bosco III, fue interceptada por una camioneta negra, de la que descendió un desconocido e intentó arrebatarle el bebé de un año que llevaba en sus brazos.

De acuerdo a su testimonio, ella se resistió y forcejeó con el delincuente. También relató que intervinieron dos mujeres que se encontraban presenciando el hecho e hicieron que el sujeto y su cómplice escaparan en el vehículo. La mujer sostuvo que el sospechoso era de contextura robusta, 1,70 metro de estatura apróximadamente; vestía campera y pantalón negros y tenía colocada una gorra con visera negra. Mencionó que la camioneta en la que se movilizaba era negra.

En consecuencia, intervinieron la fiscal de turno, Dra. Silvia Jaime, quien ordenó que se diera intervención al personal de la División Trata de Personas. Los efectivos interrogaron a la mujer para profundizar la investigación. La denunciante cayó en contradicciones y finalmente se “quebró”. Admitió que había “inventado” la historia del intento de secuestro porque estaba regresando tarde a su casa. Según el Nuevo Diario Web, la joven de apellido Gómez, debe presentarse este viernes en la Fiscalía.

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »