Así lo aseguró la madre de Roberto Javier Céspedes, quien confesó haber matado junto a su novio al diácono Guillermo Luquín. La mujer está "sorprendida y devastada" con la captura de su hijo.

La madre de Roberto Javier Céspedes (19), el joven que confesó en un video haber asesinado junto a su novio al diácono Guillermo Luquín, en

Temperley

, dijo este martes que su hijo nunca le había contado los supuestos abusos de los que fue víctima, pero confesó que tuvo varios intentos de suicidio que pudieron estar vinculados a esos ataques sexuales.

"Me entero (de los supuestos abusos sexuales) cuando veo el video, y dice que venía pasando desde los 14 años. Sacando conclusiones, quizá las varias veces que se ha intentado matar puede que haya sido por eso, pero la verdad nunca me lo había contado a mí", dijo Edith, la madre de Céspedes, en declaraciones a Telefé.

LEÉ TAMBIÉN: 

La confesión de un detenido por el crimen del diácono: "Me metió el dedo en la cola"

La mujer dijo estar "sorprendida y devastada" con la detención de su hijo, pero aseguró que cree lo que dice en el video de confesión.

"Después del hecho vino a mi casa y me contó lo que había pasado, pero yo no lo creí capaz. No es una persona agresiva ni nada por el estilo. Lo tomé como un chiste, pero recién me di cuenta que era verdad después de que la policía vino a allanar mi casa y que tenía pruebas", agregó.

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »