Se debe a la peor sequía de la historia en la región. Las autoridades comenzaron a recopilar datos climatológicos según adivirtió el gobierno de Kim Jong-un.

El mayor peligro que enfrenta

Corea del Norte

en la actualidad no es una eventual guerra nuclear con Estados Unidos ni un bombardeo de su vecino del sur, sino la terrible sequía que dejó al país al borde de una catástrofe humanitaria.

Las autoridades norcoreanas comenzaron a constatar los primeros efectos de la que prevén que será la peor en el país desde que comenzara a recopilar datos climatológicos, según advirtió la televisión oficial del gobierno de

Kim Jong-un

.

Si esta tendencia no se revierte pronto, la

cosecha

será muy reducida, por lo que si no es reemplazada por ayuda alimentaria internacional, el país podría vivir una hambruna masiva similar a la que atravesó en la década de 1990, cuando murieron entre 250.000 y 3 millones de personas.

Según los registros, entre enero y mayo, la cantidad de milímetros de lluvia registrada fue del 42% de lo habitual.

De mantenerse esas condiciones, el 40% de la población, unos diez millones de personas, están al borde de la hambruna, según los datos del Programa Mundial de

Alimentos

(PMA) y la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

Como suele ser habitual, Corea del Sur está pensando como proporcionar ayuda alimentaria al Norte e intentar aliviar la escasez de alimentos y mantener vivo el proceso de paz con Pyongyang, actualmente estancado.

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »