Tras ser aprobada por el Consejo de Estado de su país y por el Tribunal Europeo de Derechos Humanos, el médico del conocido enfermero, que sufrió un trágico accidente en 2008, anunció que suspenderá el tratamiento.

El médico del francés Vincent Lambert, tetrapléjico en estado vegetativo desde hace más de una década, quien se convirtió en símbolo del debate sobre la eutanasia, anunció a la familia que detendrá su tratamiento en dos semanas para dejarlo morir.

Lambert, de 42 años y enfermero psiquiátrico de profesión, sufrió un traumatismo craneoencefálico que lo dejó tetrapléjico y absolutamente dependiente, como consecuencia de un siniestro vial en 2008. En 2011, los médicos descartaron toda posibilidad de mejora y en 2014 su estado fue calificado de vegetativo.

Los abogados de los padres de Lambert, Jean Paillot y Jérôme Triomphe, fieles defensores de su derecho a la vida, informaron que el doctor Sánchez del hospital de Reims les comunicó su intención de ejecutar la decisión de desconectar a Lambert.

La interrupción del tratamiento, autorizada en abril por Consejo de Estado -máxima instancia de la Justicia administrativa- y avalada por el Tribunal Europeo de Derechos Humanos, se produciría, según esa fuente, en la semana del 20 de este mes, según consignó la agencia EFE.

Los abogados señalaron que "si esa decisión se ejecutase, Lambert moriría en unos días" e invocaron la petición que hizo a

Francia

hace cinco días el Comité de la ONU sobre los derechos de las personas con discapacidad de suspender cualquier decisión a la espera de que se examine a fondo el caso.

Por su parte, el gobierno francés, que había dicho que respondería al organismo internacional, entendió que se agotó el recorrido jurídico del caso, después de la respuesta otorgada por el Consejo de Estado.
Para los abogados, "no hay ninguna urgencia médica para interrumpir la alimentación y la hidratación de Lambert, y nada justifica una violación tan desvergonzada del derecho internacional y de las medidas provisionales reclamadas por la ONU".

En la propia familia del paciente, los padres, la hermana y un hermanastro son partidarios de mantenerlo vivo de forma artificial, mientras su esposa, cinco hermanos y hermanas y un sobrino se oponen a prolongar su tratamiento.

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »