La funcionaria judicial Mariel Borrutto quedó a cargo de la investigación a un grupo de ex militares por presuntas torturas infligidas a soldados durante la guerra.


La funcionaria judicial Mariel Borrutto juró hoy como nueva jueza federal de la ciudad fueguina de Río Grande y así quedó a cargo de la causa que se tramita en ese juzgado donde se investiga a un grupo de ex militares por presuntas torturas infligidas a soldados durante la guerra de Malvinas.

Borrutto dijo “conocer” esa investigación por haber intervenido en ella en su carácter de secretaria del mismo organismo judicial, y sostuvo que ahora continuará ligada al expediente pero “desde otra mirada”.

La flamante magistrada, que fue designada por el Poder Ejecutivo Nacional a través del decreto 319 del 2 de mayo de este año, tendrá a su cargo las declaraciones indagatorias de 18 ex militares imputados de torturas, fijadas por el juez Federal subrogante Federico Calvete la semana pasada.

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »