La Unidad de Información Financiera dio por probado hoy que los nueve millones de dólares que el detenido ex secretario de Obras Públicas del kirchnerismo, José López, intentó esconder en un convento de General Rodríguez, le pertenecían, y sostuvo que además de enriquecimiento ilícito hubo lavado de activos.



"Ha quedado acreditado que el dinero era de López", sostuvieron los letrados de la UIF al iniciar el alegato final ante el Tribunal Oral Federal 1 que juzga a López y a otros acusados por haber actuado como testaferros o encubridores.

Para la UIF, López dio dos versiones sobre el origen de los dólares que tuvo escondidos en su casa de Dique Luján, en Tigre, hasta que los trasladó al convento, la madrugada del 14 de junio de 2016, cuando fue sorprendido y quedó preso.

"Hay contradicciones de López; en un primer momento, dijo que los dólares escondidos en su casa, la que compartía con María Amalia Díaz, provenían de la política, y luego dijo que se lo dieron", sostuvo la querella en alusión a una versión del ex funcionario según la cual los escondió por orden de Fabián Gutiérrez, ex secretario privado de la senadora Cristina Kirchner.

De hecho, López es actualmente imputado colaborador en la causa por los cuadernos de la corrupción, tras haber declarado en ese sentido ante el fiscal del caso, Carlos Stornelli, y el juez Claudio Bonadio.

Pero para la UIF "esto de ningún modo ha quedado acreditado, sino que ha quedado acreditado que el dinero era de López".-

También sostuvo que además de enriquecimiento hubo "lavado de activos".


Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »