Las autoridades de ese país llevaron adelante un operativo sanitario para evitar que se propague la peste bubónica, provocada por la bacteria Yersinia pestis. Hay 158 personas bajo observación médica.

Un total de 158 personas se encuentran bajo observación de las autoridades médicas de Mongolia después que a finales de abril, en la provincia occidental de Bayan-Ölgiy, dos ciudadanos de la región, murieran tras consumir la carne de una marmota salvaje infectada con la bacteria Yersinia pestis, que provoca la peste bubónica.

La cuarentena fue inicialmente decretada hasta el 6 de mayo, aunque varios medios informan que el Gobierno declaró luego un período de "indefinido" de aislamiento para evitar que se propague la enfermedad. 

Entre los individuos en observación se cuentan varios turistas de países europeos, así como también de Japón, EE.UU. y Rusia, que no pueden abandonar la zona debido a la medida establecida desde el 30 de abril por las autoridades locales."No tienen ningún problema de salud […]. Estamos en contacto con ellos y les brindamos toda la asistencia necesaria", añadieron desde la legación rusa en Mongolia.

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »