Deseoso desde su adolescencia de una áspera vida penitente, realizó peregrinaciones a célebres santuarios, vistiendo harapos y contentándose con limosnas, dando ejemplo de piedad y penitencia, y regresado a Roma, se entregó a una vida de oración y de pobreza extrema. 

  

Evangelio
Jn 13,21-33.36-38.

Evangelio de nuestro señor Jesucristo según san Juan.
En aquel tiempo, estando Jesús sentado a la mesa con sus discípulos, se turbó en su interior y declaró: "En verdad, en verdad os digo que uno de vosotros me entregará". Los discípulos se miraban unos a otros, sin saber de quién hablaba.

Uno de sus discípulos, el que Jesús amaba, estaba a la mesa al lado de Jesús. Simón Pedro le hace una seña y le dice: "Pregúntale de quién está hablando". (...). Simón Pedro le dice: "Señor, ¿a dónde vas?". Jesús le respondió: "Adonde yo voy no puedes seguirme ahora; me seguirás más tarde".

Pedro le dice: "¿Por qué no puedo seguirte ahora? Yo daré mi vida por ti". Le responde Jesús: "¿Que darás tu vida por mí? En verdad, en verdad te digo: no cantará el gallo antes que tú me hayas negado tres veces".

Palabra del Señor.

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »