El arquero de River Plate, Franco Armani, se entrenó de manera diferenciada esta mañana en el predio de Ezeiza y sigue en duda para enfrentar a Alianza Lima el jueves que viene en el Monumental, por la cuarta fecha de la fase de grupo de la Copa Libertadores.

Armani sufrió una lesión muscular en el bíceps femoral derecho ante Tallares el 30 de marzo y si bien terminó el partido, quedó descartado para los siguientes encuentros, ante Inter de Porto Alegre por la Libertadores y en la derrota de ayer ante Tigre por la Superliga.

En esos dos partidos en los que River tuvo a Germán Lux en el arco, el equipo no ganó y recibió 5 goles en contra: empate 2-2 en Brasil y derrota 3-2 frente al "Matador" de Victoria, que descendió a la B Nacional a pesar del triunfo.

De allí la preocupación y la repuesta de Marcelo Gallardo en la conferencia de prensa posterior al partido ante Tigre: aunque el jueves se van a cumplir apenas 10 días de la lesión, dijo que Armani “está mejor y vamos a evaluarlo en la semana para decidir si podemos contar con él”.

En los trabajos de hoy, Armani se movió con menos dolores que la semana pasada pero no hubo exigencia ni física ni con pelota, algo que van a ensayar entre mañana y el miércoles, cuando se defina la lista de concentrados.

“En condiciones normales no jugaría, pero es un partido que River necesita ganar y el desagarro que tuvo fue muy pequeño, por eso vamos a esperar 48 horas para ver si hay chances de que juegue”, confiaron allegados al cuerpo técnico "millonario" a Télam sobre la posibilidad de que Armani sea de la partida ante el conjunto limeño.


Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »