Le quisieron robar el auto. El personal médico del Hospital Churruca tuvo que tomar la drástica decisión por la gravedad de sus lesiones. 

El oficial de la

Policía

de la Ciudad que hace una semana había sido herido de un disparo en el abdomen por delincuentes que intentaron robarle el auto cuando esperaba el relevo para finalizar su horario laboral en el barrio porteño de

Parque Chacabuco

, sufrió la amputación de sus piernas y continuaba internado en grave estado.

Se trata del efectivo Isaías Correa (31), que seguía internado en la terapia intensiva del Hospital Churruca, en el barrio de Parque Patricios. La decisión fue tomada por el personal médico como consecuencia de las lesiones provocadas por el balazo. El hecho ocurrió el martes 22 de enero por la noche, cuando el oficial que presta servicio en la Comisaría Vecinal 7-B, esperaba el relevo de la guardia junto a su auto particular estacionado en la calle Albarracín al 1800.

Correa fue sorprendido por un grupo de delincuentes que se trasladaba en un vehículo negro y que le efectuó un disparo a la altura del abdomen.

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »