Durante la conferencia de prensa en el vuelo de regreso al Vaticano, el Papa se mostró preocupado por el grado de violencia desatado en el país caribeño y aseguró que le asusta el "derramamiento de sangre".

En conferencia de prensa durante el vuelo de regreso al Vaticano, el

Papa Francisco

volvió a referirse a la crisis en

Venezuela

. "Me asusta el derramamiento de sangre", sostuvo al ser consultado por uno de los periodistas.

Fueron 47 minutos de preguntas y respuestas a bordo del avión que trasladó a la comitiva eclesiástica desde Panamá hacia la Santa Sede luego de la Jornada Mundual de la Juventud. Después de que el domingo pidiera "una solución justa y pacífica para superar la crisis respetando los Derechos Humanos y deseando el bien de todos los habitantes del país", Francisco fue claro respecto de Juan Guaidó, titular del Parlamento autoproclamado "presidente encargado". "Sería una imprudencia pastoral y haría daño ponerse de la parte deunos países o de otro. Yo apoyo a todo el pueblo venezolano que está sufriendo. Si yo entrara a decir hagan caso a estos países o a estos otros me metería en un rol que no conozco. Sería una imprudencia pastoral de mi parte y haría daño".

El Sumo Pontífice, además, pidió ayuda a quienes pueden ayudar a resolver el conflicto. "El problema de la violencia me aterroriza, después de todo el proceso de paz en Colombia, pensar en el ataque a la escuela de cadetes del otro día es algo aterrador. Por eso tengo que ser -no me gusta la palabra equilibrado- quiero ser un pastor y si hay necesidad de ayuda que la pidan de mutuo acuerdo", concluyó.

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »