Avanzan las tareas para unir los dos pozos. Pese a que pasó bastante tiempo, los trabajadores no pierden la esperanza. 

Pasó mucho tiempo, pero la esperanza no se pierde. Después de todos los contratiempos, los mineros que buscan a Julen bajaron por el túnel paralelo al pozo en el cayó el chico y empezaron a hacer la galería horizontal que debe unir los dos túneles. Los brigadistas descendieron hasta los 60 metros de profundidad con palas, picos y un martillo neumático. También cargan un equipo autónomo para respirar que pesa 14 kilos.

"El rescate es una labor típica minera del siglo pasado: hay que abrir un hueco y a medida que lo hagan irán asegurando techo y paredes. Una labor artesanal", explicó Santiago Suárez, ex jefe de la Brigada de Salvamento Minero de Hunosa. En tanto, en la noche del miércoles comenzaron los trabajos y avanzaron cerca de un metro, para lo que tuvieron que recurrir a una microvoladura debido a la dureza de la roca.

"Cuando empiecen a actuar, no pararán y se irán turnando de dos en dos cada 40 minutos para mantener el frente siempre abierto", concluyó Suárez, esperanzado, como toda

España

, en que la pasada noche haya sido la última de Julen en el pozo.

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »