El juez Claudio Bonadio considera que el ex secretario de Hacienda de Santa Cruz, Juan Manuel Campillo, si sale libre, podría entorpecer la investigación.

El juez federal Claudio Bonadio rechazó este jueves excarcelar al último arrepentido de la causa de los cuadernos de las coimas para el supuesto otorgamiento de obras públicas durante el kirchnerismo, el ex secretario de Hacienda de Santa Cruz Juan Manuel Campillo, mientras en una indagatoria el ex secretario privado de Cristina Fernández, Isidro Bounine, rechazó las acusaciones en su contra.

Campillo es el primer acusado que no logra ser excarcelado por el juez de la causa de los cuadernos inmediatamente después de acogerse al régimen de testigos e imputados colaboradores.

El ex funcionario kirchnerista fue aceptado como "arrepentido" en la causa cuando el juez Bonadio homologó el acuerdo que había alcanzado hacía tres semanas con los fiscales del caso, Carlos Rívolo y

Carlos Stornelli

.

No obstante, Bonadio rechazó excarcelarlo porque cree que su libertad puede "entorpecer la investigación", informaron fuentes judiciales que remarcaron que los fiscales se habían pronunciado a favor de la liberación del acusado que permanecerá -por ahora- en el penal de Ezeiza.

La decisión de Bonadio será apelada ante la Cámara Federal porteña por el abogado de Campillo, el defensor oficial Gustavo Kollmann, que encabeza también las defensas del ex secretario de Obras Públicas José López y del chofer del ex funcionario Roberto Baratta, Oscar Centeno, ambos arrepentidos en el expediente.

Campillo fue señalado en la causa por la también arrepentida Elizabeth Ortiz Municoy, vinculada a la venta de inmuebles en Estados Unidos del fallecido secretario privado del ex presidente Néstor Kirchner, Daniel Muñoz.

Muñoz fue mencionado en la causa por supuestas coimas que se inició a partir del relato escrito de Centeno.

Allí cuenta que Muñoz transportaba bolsos con dinero al edificio ubicado en Juncal y Uruguay, donde suele alojarse la ex presidenta.

Los investigadores sospechan que Muñoz lavó además unos 70 millones de dólares a través de la compra de propiedades en Estados Unidos mediante testaferros, entre los que se encuentra su viuda Carolina Pochetti.

En su declaración como arrepentido Campillo sostuvo que él fue llamado a opinar sobre los manejos del dinero de Muñoz en el exterior -con operaciones inmobiliarias en Estados Unidos y empresas offshore- convocado por Bounine, quien se desempeñaba como secretario de la senadora Cristina Fernández, muchos años antes de que la esposa de Kirchner llegara a la presidencia.

Las fuentes señalaron que Bounine negó haber participado de las supuestas maniobras de lavado de dinero investigadas en la causa de los cuadernos de las coimas, como también desmintió haber contactado a Campillo con el fin que éste refirió. Por ahora, seguirá bajo arresto. El ex funcionario santacruceño estuvo más de cuatro horas en el juzgado federal de Bonadio

Campillo también había declarado como arrepentido que Bounine le pagó en efectivo unos 200.000 euros como honorarios por asesorar a Muñoz para ocultar el dinero de las supuestas coimas en el exterior, algo que el ex secretario privado de Cristina también negó.

Por el juzgado también pasó este juevesPochetti, la viuda de Muñoz, quien había solicitado ampliar su indagatoria y presentó un escrito.

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »