Isidro Bounine rechazó ante la Justicia haber participado de las supuestas maniobras de lavado de dinero investigadas en la causa de los cuadernos de las coimas para la obra pública durante el kirchnerismo.

Isidro Bounine, el ex secretario privado de

Cristina Fernández de Kirchner

, negó este jueves haber participado de las supuestas maniobras de lavado de dinero investigadas en la causa de los cuadernos de las coimas para la obra pública durante el kirchnerismo al ser indagado por la justicia, tras lo cual seguirá detenido, informaron fuentes judiciales. 

Bounine estuvo más de 4 horas en el juzgado federal de Claudio Bonadio donde rechazó haber participado de las maniobras de lavado de dinero atribuidas al fallecido ex secretario del extinto ex presidente Néstor Kirchner, Daniel Muñoz.

Bounine fue detenido el pasado miércoles luego de que el ex ministro de Economía de Santa Cruz, Juan Manuel Campillo, dijera al declarar como arrepentido que lo contactó para que asesorase a Muñoz con operaciones inmobiliarias en Estados Unidos y empresas off shore, explicaron las fuentes judiciales.

Ante el juez Bonadio, el ex secretario de la ex presidenta negó haber contactado a Campillo y dijo que si alguna vez se comunicaron fue porque el ex funcionario de Santa Cruz lo llamó pero para hablar de "otros temas".

Campillo también había declarado como arrepentido que Bounine le pagó en efectivo unos 200.000 euros como honorarios por asesorar a Muñoz para ocultar el dinero de las supuestas coimas en el exterior, algo que el ex secretario privado de Cristina Fernández negó esta tarde. 

En tanto, Campillo fue funcionario durante la gobernación del fallecido ex presidente en Santa Cruz y después presidió la Oficina Nacional de Control Comercial Agropecuario (ONCCA), hasta que dejó la función pública, algo que vinculó a su falta de "obsecuencia" para con la actual senadora.

Si bien no vinculó a los Kirchner de manera directa las maniobras de lavado de activos de Muñoz y su entorno, Campillo analizó que "los secretarios nunca cesaron en sus funciones y por discreción podían dejar de decir que los mandaba tal o cual persona".

"Luego de haber cesado en sus funciones todos siguieron trabajando con el matrimonio Kirchner", dijo.
Campillo recordó que cuando recibió el llamado de Bounine pensó en un principio que "era la doctora Kirchner"
la que podía estar llamándolo pero siempre dijo que sus contactos y reuniones fueron con Muñoz.

Acompañado por el abogado Diego Richards, Bounine respondió preguntas del juez y del fiscal federal Carlos Rívolo, a la vez que realizó una exposición espontánea en la que negó cualquier responsabilidad en los ilícitos que se le imputaron. 

Por el juzgado de Bonadio también pasó en esta jornada la viuda de Muñoz, Carolina Pochetti, quien había solicitado ampliar su indagatoria. Pochetti fue trasladada desde la cárcel y presentó un escrito.

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »