Ante la fiscal, dijo que cuando llegó a la carpa del camping todo había pasado. Los cuatro imputados se encuentran en el penal de Batán. 

E l padre de la menor abusada en el camping El Durazno, de

Miramar

, declaró como testigo en la causa que investiga la fiscal Florencia Salas y que tiene como imputados y detenidos a cinco marplatenses. El hombre explicó cómo fueron las horas previas y posteriores a que su hija de 14 años desapareciera del lugar donde la familia celebraba el Año Nuevo.

Según trascendió, los datos que aportó no serían de suma relevancia para el desarrollo de la investigación. No incriminó directamente a ninguno de los imputados. "Él llegó después de que había pasado todo", explicó uno de los investigadores. Los cinco imputados siguen alojados en la Alcaidía Penitenciaria Nº 44 de Batán.

En la descripción del hecho que figura en la causa indica que Lucas Pitman, Emanuel Díaz, Tomás Jaime, Roberto Costa y Juan Cruz Villalba abusaron sexualmente de la menor -cuya identidad, como la de su padre, permanecen en reserva para cuidar su integridad psicológica- en el camping, donde ellos habían montado una carpa y estacionado su camioneta.

El expediente está caratulado como "abuso sexual con acceso carnal agravado" y la fiscal trata de determinar la participación de cada uno de los imputados.Dos de ellos admitieron haber tenido relaciones con la adolescente, pero dijeron que siempre fue en un contexto de consentimiento y sin violencia.

La semana pasada la fiscal ya había tomado declaraciones testimoniales a varias personas que estaban en el camping y a la propia víctima, en audiencia de cámara Gesell. El abogado Mauricio Varela, defensor de Costa y Pitman, remarcó entonces que el primero de ellos, en su declaración, sostuvo "no haber tenido nada que ver con los hechos" y que, incluso, "no estuvo en la carpa en esos momentos".

El abogado remarcó que Pitman, en su declaración antes de que contara con su patrocinio, había reconocido haber mantenido relaciones con la adolescente, pero aseguró que las mismas habían sido consentidas. El otro joven que admitió haber tenido relaciones con la menor fue Jaime, cuya defensa está a cargo de Martín Bernat.

Una de las pruebas más esperadas en este expediente es la de los análisis de ADN que compararán los perfiles genéticos obtenidos de las prendas de vestir de los imputados y del lugar del hecho (la carpa en la que pernoctaban) con las muestras de sangre. También la fiscal analizará el informe sobre los teléfonos celulares de los acusados.

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »