Diez años atrás, un grupo de delincuentes -en su mayoría menores de edad-, lo baleó cuando quiso llevarse su vehículo. Perdió la vista en su ojo derecho y aún se desplaza en silla de ruedas, pero no les guarda rencor. Crónica HD dialogó con el ex futbolista, quien dio su punto de vista sobre la baja de imputabilidad.

El 1 de noviembre de 2009, Fernando Cáceres casi pierde la vida. El defensor central que pasó por Argentinos Juniors, Boca e Independiente e incluso del Seleccionado Argentino, regresaba de Merlo en su auto con una mujer. En Gaona y Falucho, una esquina de la localidad bonaerense de Ciudadela lo interceptó un grupo de jóvenes -la mayoría 

menores

de edad- en un Fiat Siena robado.

Eran casi las tres de la madrugada y Cáceres iba en un BMW. Le exigieron que frenara y él disminuyó la velocidad. A pesar de ello, le dispararon al menos dos veces. Uno de los proyectiles ingresó por su ojo derecho y se le incrustó en la cabeza. Está en manos de Dios y de los médicos. Estamos trabajando para salvarle la vida", había indicado quien ocupaba el cargo de ministro de Salud de la provincia de Buenos Aires, Alejandro Collia

Fernando Cáceres fundó su propio club de fútbol donde dirige a niños de zonas vulnerables.

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »