¿Harinas en el desayuno? ¿20 opciones de ensaladas para el almuerzo? ¿Leche de almendra?
Así se nutre un campeón...

 

Silvio Favale

Por: Silvio Favale @SilvioFavale

SFavale@ole.com.ar

Somos lo que comemos. En el fútbol actual, en el que los partidos muchas veces se ganan por pequeñísimos detalles, la nutrición del jugador no está al margen. De hecho, desde hace tiempo en los planteles se le presta muchísima más atención al cuidado del físico, a la administración de las cargas y a buscar un equilibrio entre el metabolismo y la técnica. En River esto es casi una cuestión de Estado, o más bien una situación a la que le dan un papel primordial, por lo que siguen un parámetro a la hora de elaborar la dieta de los futbolistas. Y Olé te cuenta qué comen los campeones de América…

Mirá también: Por qué River no hará fútbol en el Solanas

Mirá también: "Vi la medalla y se me pasó"

Después de un fin de año agitado, en el que los cuerpos tuvieron poco descanso (apenas 13 días) y que además soportaron los desfasajes alimenticios lógicos debido a las Fiestas, la preparación física se vuelve un punto crucial de cara a un 2019 cargadísimo. Para colmo, la pretemporada que realiza el equipo en Punta del Este es algo atípica: en 11 días de laburo habrá apenas un amistoso y al toque llegará la competencia oficial, con cuatro juegos en enero. Por ende, se trata de una puesta punto integral y exprés, y en donde también entra la alimentación como uno de los puntos principales. Así, el menú del plantel en Solanas está bien definido y estudiado por un grupo de nutricionistas.

Mirá también: El campeón sigue pedaleando

Si bien existe un seguimiento individual, luego de varios testeos respecto de cuál debía ser la ingesta diaria en calorías que tendrían que cumplir los jugadores, en Núñez llegaron a la conclusión sobre una cifra que se desprendió de un estudio realizado en Escocia: 2.800 calorías es la medida ideal que deben respetar los players. Pero como cada organismo es diferente y los gustos también, la variedad de alimentos cambia considerablemente. En Punta del Este, por caso, cada cual puede optar por café, mate, té o jugo en el desayuno y los que deseen harinas, adelante. Pero los cereales y derivados del arroz parecen ir ganando terreno en la aceptación de los muchachos.

En el almuerzo y la cena, el plantel tiene disponibles alrededor de 20 variedades de ensaladas, como también alguna que otra entrada (tortilla de papa o de verdura, por ejemplo). Eso sí, deben combinar las fuentes de proteínas (pollo, carne roja o pescado) con las de almidón (arroz o fideos).

Otra cuestión importante es la hidratación antes y después de la exigencia física: además de las bebidas isotónicas o agua natural, hay 12 tipos de frutas y una variedad de licuados que incluyen leche de vaca o de almendras.

¿Si se pueden dar algún gustito? Sólo un postrecito o helado, no más. Pero los hábitos ya están bien arraigados y todos respetan las rutinas establecidas. Porque hay que menatener el hambre de campeón.

punta del este (enviado).

Compartir

Notas Relacionadas

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »