Según una encuesta, la mirada ciudadana general es pesimista. La apuesta oficial para enfrentar las elecciones.

Por Florencia Golender
@flopa01

Un relevamiento segmentado en las zonas de Capital Federal, provincia de

Buenos Aires

y el interior del país pone en evidencia que las expectativas económicas de la población para este año no son buenas. La mayoría se posiciona de manera pesimista frente al panorama general de precios y

salarios

, mientras sólo el 31% considera que la inflación será menor al 30% anual. Tras un 2018 asfixiante para el bolsillo, el gobierno anunció nuevos aumentos al transporte y a los servicios públicos, que parten del 34%. Apuesta a que el ajuste estival no lo afecte de forma determinante en ocho meses cuando llegue la hora de las primarias presidenciales.

"Es difícil que con la ronda de aumentos anunciados para el primer trimestre del año la inflación ronde el 2% mensual. Sí es posible lograrlo a partir de abril en tanto y en cuanto la variable dólar no impacte sobre precios", aseguró a Crónica, el analista económico Damián Di Pace, director Consultora Focus Market, a cargo de la encuesta.

A su entender, la mayoría de los entrevistados considera que "estará peor o igual" no tanto por su certeza sobre el 2019 sino por el año que acaba de concluir. "El último trimestre de 2018 la economía terminó muy deteriorada, con consumo en caída, pérdida del poder adquisitivo, tasa de interés elevada, rondas de incrementos de precios, y todo eso distorsiona en el presente las expectativas futuras", resumió.

Servicios y Davos

Hablando de anhelos futuros, el 22 de enero el presidente Mauricio Macri, el ministro de Hacienda Nicolás Dujovne, el presidente del

Banco Central

, Guido Sandleris y el ministro de Producción y Trabajo, Dante Sica, viajarán una vez más al Foro Económico Mundial de Davos,

Suiza

, en busca de inversiones y, por sobre todo, de consolidar relaciones a fin de reasegurar futuros desembolsos en dólares para el país. Por primera vez tras el acuerdo con el

FMI

, el gobierno de Macri volverá a la asamblea que reúne a los principales líderes empresariales, políticos, y de organismos de crédito.

El verano se dividirá así para

Cambiemos

, entre el encuentro multilateral en

Suiza

, la entrada en vigencia de los aumentos de tarifas anunciados en

Navidad

para la luz, el

gas

, el

agua

, el colectivo, el tren, el subte, los peajes, las prepa

gas

y otros; y el complejo armado electoral que se ensambla en

Casa Rosada

de la mano del jefe de gabinete, Marcos Peña.

Desde Balcarce 50 el macrismo da señales de templanza a pesar de la adversidad económica y financiera y del malestar general. Descansa en su fuente generadora: un electorado dividido en tres. Hasta se anima a una campaña fuerte para quedarse a cargo de la gobernación de tres provincias que aún no logró pintar de amarillo: Santa Fe, Córdoba y Tucumán.

Y en un abrir y cerrar de ojos llegarán abril y mayo, meses en los que la campaña se hace explícita. Para entonces, si no hay sobresaltos cambiarios y financieros, los especialistas consideran que los índices empezarían a mejorar.

"En el primer trimestre del año las proyecciones muestran una desasceleración de la caída de la economía y la inflación", explicó Di Pace y agregó: "Puede que haya una pequeña recuperación del poder adquisitivo respecto de la inflación mensual pero no en relación a lo perdido a lo largo de 2018".

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »