En medio de sus vacaciones en Villa La Angostura, el presidente reconoció que en el 2018 hubo un "retroceso" en la situación del país y dio detalles de la campaña electoral 2019. 

Por Damián Juárez
djuarez@cronica.com.ar

Aún de vacaciones en el sur del país,

Mauricio Macri

aprovechó para hablar con dos radios y adelantar algunos de los argumentos que usará en la campaña electoral, que ya se lanzó.

Ante la crisis económica, el Presidente reconoció que el que terminó fue un año "muy duro" y argumentó que "crecimos, porque aprendimos y comprendimos que de 70 años de fiesta no se sale en tres".

Afirmó que "por primera vez pasamos esa tormenta y no tiramos todo por la borda" sino que "nos agarramos al timón, mantuvimos el rumbo y vamos a cumplir".

Ante una inflación que trepó casi al 50% en 2018, con paritarias que en promedio quedaron por la mitad de ese valor, el Presidente indicó que su obsesión es "lograr que la Argentina se ponga en marcha otra vez, que empecemos a crecer, que baje la inflación y volvamos a generar empleo y reducir la pobreza".

"Es el compromiso que sigo teniendo como Presidente, más allá del retroceso que hemos tenido con las tormentas del 2018", analizó.

Críticas a Cristina

Ya en clave electoral, el Presidente indicó que "nunca el que gobierna puede sentirse dueño del Estado" y sostuvo que para poder resolver los problemas de los argentinos "nunca más nos tiene que pasar algo como los cuadernos y esas situaciones".

"Heredamos un país con una economía muy desequilibrada, sin energía, gastando mucho más de lo que se tiene",
remarcó.

Al tratar de explicar la caída de casi todas las variables de la economía, Macri reflexionó que "Argentina debió atravesar el año pasado dos cosas duras" como fue la sequía y la guerra comercial que se desató entre los Estados Unidos y China que derivó en una reducción de los créditos hacia los países con mercados emergentes. Peronismo: chispazos Mientras Macri hablaba desde el sur, el peronismo también escribía otra de sus páginas de internas.

La irrupción en la escena del salteño Juan Manuel Urtubey, confirmando sus intenciones presidenciales por una tercera vía que buscará frenar la polarización entre Cristina y Macri, también generó repercusiones.

"El desafío es plantear algo superador a este presente que ha decepcionado y al pasado al que la mayoría no quiere volver" sostuvo el gobernador de Salta, a quien rápidamente salió a cruzar Facundo Moyano, cercano a la ex presidenta.

El diputado nacional dijo que Urtubey era su "límite" y aseguró que la postulación es una estrategia del gobierno que busca "tener tres espacios para dividir la oposición y fragmentarla para ganar".

Agregó que "no se puede cometer el acto de soberbia, el acto torpe, de excluir al kirchnerismo" ya que "es el espacio que más votos tiene", además de "la representación política más importante de Argentina".

Lo que se empieza a plantear es el escenario que definirá quién gana las elecciones. La pelota está en la cancha de Macri, respecto a cómo evolucione la economía, pero también está en la cancha de la oposición.

Con un peronismo unido, las chances del oficialismo caen, mientras que con la oposición dividida y con un peronismo alternativo "robándole" votos a Cristina, la cosa se hace más fácil para Cambiemos. El verano no da tregua y los primeros encontronazos de campaña ya empezaron.

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »