Socorristas de ese país rescataron a la criatura atrapada en los escombros de un edificio destruido por una explosión de gas.

Los socorristas rescataron el martes a un bebé de entre los escombros del edificio destruido por una explosión de gas que dejó al menos siete muertos en Magnitogorsk (centro sur de

Rusia

) y decenas de desaparecidos. 

Luego de que se anunciara la suspensión temporal de las operaciones de rescate para consolidar el edificio, los socorristas extrajeron de entre los escombros a un niño llamado Vania, indicó un portavoz del ministerio de Situaciones de Emergencia citado por la agencia TASS. "La madre del bebé está viva. Vino al hospital y reconoció a su hijo”, precisó. 

El bebé, de 11 meses, sobrevivió a las temperaturas que cayeron durante la noche a -27 ºC, según TASS. 

"Los socorristas escucharon a alguien llorar. El bebé se salvó por su cuna y la frazada que lo arropaba”, explicó el gobernador de la región de Cheliabinsk, Boris Dubrovski. 

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »