La adolescente, de 15 años, había sido incorporada al equipo nacional ruso de pancracio y soñaba con ser campeona del mundo.

Irina. Hablaba por teléfono cuando se le patinó el móvil enchufado a la corriente. (Instagram)

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »