La decisión en la Cámara de los Comunes para aprobar los términos del divorcio con la Unión Europea debía celebrarse el próximo martes por la noche pero la primer ministra

La primer ministra del

Reino Unido

, Theresa May, confirmó este lunes su decisión de posponer la crucial votación que se iba a realizar el martes en el Parlamento británico sobre la aprobación del acuerdo para el 

Brexit

 al que ha llegado con la

Unión Europea

(UE), para evitar una derrota.

La mandataria, que se dirigió durante esta jornada a la Cámara de los Comunes, no especificó hasta cuándo retrasa la votación pero ha avanzado que tratará de buscar más "garantías" con

Bruselas

, pese a que el bloque comunitario ha dejado claro que no está dispuesto a renegociar.

La líder conservadora se iba a enfrentar a la votación final de su acuerdo, que permitirá la salida del

Reino Unido

de la UE, en uno de los momentos más importantes de la historia política del

Reino Unido

en las últimas décadas.

La Cámara de los Comunes debía decidir si aprobaba o no el acuerdo alcanzado por el gobierno británico con la UE, en medio de un escenario de una probable derrota que podía terminar con la renuncia de la líder británica y modificar el rumbo del

Brexit

.

En una declaración ante la Cámara de los Comunes, May dijo a los parlamentarios esta tarde que "no hay un acuerdo del

Brexit

sin apoyo".

Explicó que como hay oposición a la salvaguarda (backstop) que le ha propuesto el

Reino Unido

para evitar una frontera física entre Irlanda del Norte, territorio británico, y la República de Irlanda, país perteneciente a la UE, la votación será retrasada.

"Hay oposición al backstop. Si la votación se lleva a cabo, se perdería por un gran margen. Así que la votación será retrasada", dijo.

May se negó a decir además cuándo se llevará a cabo la votación, ante la pregunta de la diputada Kirsty Blackman del Partido Nacional escocés (SNP).

En cambio, indicó que aplaza la votación y va a

Bruselas

para buscar más concesiones.

"Todavía creo que se puede lograr una mayoría en esta Cámara que lo apoye, si consigo garantías adicionales en la cuestión del mecanismo de salvaguarda", declaró.

Sin embargo, la portavoz de la Comisión Europea, Mina Andreeva, dijo que el bloque no renegociará el acuerdo. May le pidió también a los parlamentarios que honren el resultado del referéndum.

Dijo que a pesar de que votó a favor de permanecer en la UE, sabía que tenía que entregar el

Brexit

cuando se convirtió en primera ministra. Pero argumentó que quiere hacerlo de una manera que proteja los empleos y la seguridad.

Sugirió que aquellos parlamentarios que no estén de acuerdo con su propuesta deben ofrecer una alternativa y pidió honestidad sobre si lo que pretenden es un segundo referéndum, al tiempo que advirtió que se corre el riesgo de dividir al país nuevamente.

La líder británica habló con sus ministros en una conferencia telefónica convocada de forma urgente, luego de admitir que no tendría los votos "tory" suficientes para aprobar el acuerdo.

Paralelamente, el Tribunal de Justicia de las Comunidades Europeas (TJCE), concluyó hoy que cualquier Estado miembro de la UE puede revocar un proceso del artículo 50 sin necesidad de la aprobación de todos los demás estados miembro.

El fallo judicial fortalece la posición de quienes promueven un segundo referéndum, por lo que se espera que se repliquen los reclamos de una nueva votación.

Mientras tanto, los líderes británicos cuestionaron duramente a la primera ministra por la decisión de posponer el voto final.

El líder laborista Jeremy Corbyn sostuvo que el aplazamiento de la votación final del

Brexit

muestra que el

Reino Unido

ya no tiene un gobierno que funcione.

Corbyn declaró también que la primera ministra "debe dejar paso" a su formación para gobernar si no puede renegociar con

Bruselas

el acuerdo para la salida del país de la

Unión Europea

.

Por su parte, la principal ministra escocesa, Nicola Sturgeon, dijo que el actual es un momento crítico y que la decisión de posponer la votación parlamentaria es un acto de "patética cobardía" por parte del gobierno. 

Añadió que esta es la prueba de que los intereses del partido conservador profundamente dividido son mucho más importantes para la primera ministra que los puestos de trabajo y el nivel de vida de la gente. Tras conocerse la noticia, la libra cayó bruscamente a su nivel más bajo en 18 meses.

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »