Un joven se comunicó con Crónica para relatar la odisea que vivió en un ómnibus de larga distancia. “Me la pasé 11 horas sin dormir pisando bichos”, comentó el damnificado.

Uno espera con ansias las vacaciones porque es el momento para relajarse y distenderse. Y si lo toma como tal, desde el principio, el viaje forma parte de ese receso tan deseado. En este caso, para Pablo y su novia sus días de descanso arrancaron de la peor manera durante su viaje en colectivo.

El joven, oriundo de Berazategui, partió el jueves a las 19.45 desde la Terminal de Ómnibus de

Retiro

hacia la ciudad rionegrina de

Viedma

sin saber lo que le estaba esperando: un micro repleto de cucarachas.

Una "intrusa" caminando por los pasillos del colectivo.

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »