Barricadas y disturbios fueron protagonistas de una nueva protesta de Chalecos Amarillos, sumados a enfrentamientos con la policía en París y en otras ciudades que dejaron varios autos calcinados, múltiples destrozos y 1.400 detenciones.

Barricadas en llamas y violencia durante nuevas protestas de Chalecos Amarillos en

Francia

, las cuales derivaron en enfrentamientos con la policía en

París

y otras ciudades del citado país, con diferentes vehículos prendidos fuegos, aunque fueron de menor alcance que hace una semana debido al despliegue policial y a casi 1.400 detenciones.

Heridos en las protestas en

París



Varios periodistas resultaron heridos en las manifestaciones de los “chalecos amarillos” en

París

este sábado, algunos por balas de caucho, según testimonios publicados en medios de comunicación o difundidos en redes sociales. 

Dos fotógrafos del diario Le Parisien fueron alcanzados por disparos de flashball, que disparan pequeñas balas de caucho, en la avenida de los Campos Elíseos, uno en la nuca y otro en la rodilla, denunció el rotativo. 

El primero fue trasladado a un hospital para ser examinado. En Twitter contó que un policía le disparó a quemarropa, antes de pedirle disculpas. “Estaba muy enfadado, me quité todas mis protecciones y fui a decirle que acababa de dispararme en la nuca a quemarropa... Creo que tuvo miedo de haberme matado porque caí al suelo durante unos segundos. Me dijo ’lo siento, apuntaba a otra persona’”

Un periodista de la agencia de prensa audio A2PRL, con una foto de su hematoma como prueba, también afirmó que un policía le disparó con esa misma arma, pese a que llevaba un brazalete que decía “prensa”. 

El semanal Journal du Dimanche dijo por su parte que uno de sus fotógrafos “recibió dos golpes de un policía durante choques entre las fuerzas del orden y ’chalecos amarillos’”. Uno de sus colegas contó que recibió porrazos. 

El periodista en cuestión, que sufría una fractura en la mano, tuvo que ser operado, precisó el periódico, que anunció haber emitido una queja “oficial” y pidió “explicaciones” a la prefectura de policía de

París



En Puy-en-Velay, una localidad en el centro de

Francia

, un fotógrafo de la AFP fue ligeramente alcanzado en el brazo por un disparo de una bomba de gas lacrimógeno cuando se acercaba solo a un cordón policial. 

Otros reporteros afirmaron haber sido atacados por manifestantes violentos. Varios periodistas dijeron además que la policía les confiscó sus equipos de protección, exponiéndolos así a heridas. 

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »