El insólito episodio ocurrió en Neuquén. Los médicos tuvieron que trabajar en conjunto con el cuartel de bomberos. 

Un

nene

de dos años arribó al Hospital Dr. Horacio Heller de

Neuquén

con una vasija metálica atorada en la cabeza. El insólito hecho sorprendió al personal de salud, que trabajó en conjunto de cinco efectivos del Cuartel de Bomberos Gregorio Álvarez, quienes lograron extraer el objeto.

Según la información publicada por la policía de

Neuquén

, los oficiales utilizaron una tijera “recta durlera” para hacer dos cortes en el recipiente y poder librar al menor del elemento que le impedía ver y respirar normalmente. El suceso tuvo lugar cerca del mediodía y despertó la angustia y la preocupación entre la familia del menor, quien al parecer, aprovechó la distracción de su padre y colocó inocentemente su cabeza en la vasija.

Al percatarse del incidente, el hombre de 28 años concurrió rápidamente con su hijo al centro sanitario, donde fue atendido y horas más tarde, recuperado sano y salvo.

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »