Fuentes penitenciarias señalaron que la relación entre ambas reclusas se había tornado insostenible dentro del Penal entrerriano, a tal punto de que se tomaron a golpes de puño por un detalle menor.

El Penal de Mujeres de

Paraná

, en

Entre Ríos

, se convirtió en escenario de una contienda entre dos pesos pesados dentro de la unidad carcelaria.

Por un lado,

Nahir Galarza

, condenada a prisión perpetua por el asesinato de su novio Fernando Pastorizzo, y por el otro Griselda Bordeira, ex concejala procesada por narcotráfico vinculada al intendente de

Paraná

Sergio Varisco.

Según personal penitenciario, la convivencia entre ambas reclusas siempre fue mala. Los roces y las discusiones fueron constantes y el fin de semana estallaron por unos auriculares.

Todo indica que a la mujer mayor le molestó que Nahir escuche música con ese artefacto. Aparentemente, la chica escuchó algún comentario de Bordeira, y eso determinó que se fueran a las manos.

Por este motivo, las mujeres comenzaron a discutir fuerte y hasta se amenazaron de muerte, por lo que las penitenciarias tuvieron que intervenir. Las autoridades del Penal decidieron trasladar a Bordeira al pabellón de las madres.

Desde el Servicio Penitenciario confirmaron que la relación entre ambas participantes había caído en un cono de discusiones diarias. "Se pelearon por temas de mujeres, por lo que se resolvió que una tenía que salir del pabellón", confió una autoridad.

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »