El cadillac se encuentra en El Palomar, a la espera de trasladar al presidente yanqui, que arribará en la noche del jueves a Buenos Aires. 

Mientras se aguarda que este jueves arribe el presidente yanqui, la avanzada de su comitiva ya está aquí y con ella, su poderoso auto. La limusina está preparada en un hangar de la base aérea de

El Palomar

, junto a otros dos Cadillacs, a la espera de trasladar al jefe de la Casa Blanca, quien en la noche del jueves aterrizará en el Aeropuerto Internacional de Ezeiza.

Blindada como nunca y con sus luces con visión nocturna, la Bestia está acompañada por tres helicópteros y otros aviones militares, que se encargarán de tener vigilado al republicano durante su paso por

Argentina

. Más allá de toda la seguridad, el

Cadillac presidencial

de siete toneladas de peso es el que más llama la atención por sus características: capacidad para seis pasajeros, protección para ataques con armas biológicas y químicas; lleva una reserva de sangre del tipo del presidente, los neumáticos están preparados para circular aunque estén totalmente desinflados y el piso resiste minas, granadas y explosiones de otros artefactos.

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »