Un estadounidense desembarcó en Sentinel del Norte, en el Océano Índico, pero la tribu que habita en el remoto lugar lo recibió de la peor manera. Detalles escalofriantes.

Podría ser un paraíso de aguas tibias, arenas blancas y exuberante vegetación, donde relajarse sería un verdadero placer. Pero no lo es. Por el contrario, la isla Sentinel del Norte es un sitio hostil, al que es imposible acceder. No por su complicada geografía sino por el mal carácter de la tribu que la habitan, que impide cualquier contacto desde el exterior. Sin embargo, hasta esa particular tierra llegó un estadounidense, con la intención de evangelizar. El resultado no fue el esperado: fue asesinado a flechazos.

El misionero John Allen Chau, de 27 años, fue llevado por un grupo de pescadores hasta las inmediaciones de esta isla ubicada en el golfo de Bengala, entre la India y Myanmar, en el océano Índico. Luego, en una canoa, remó hasta tocar tierra. Esos marineros fueron los únicos que lo vieron con vida.

Chau quiso evangelizar, pero fue asesinado.

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »