En una disertación realizada en el barrio porteño de San Nicolás, el presidente de la Corte Suprema de Justicia defendió la exención que tienen los jueces del pago del impuesto.

Carlos Rosenkrantz

, defendió la exención que tienen los funcionarios del

Poder Judicial

del pago del impuesto a las Ganancias y consideró que la discusión no es "pagar o no, ni una búsqueda de privilegios, sino la defensa de un salario adecuado para un juez" en una disertación organizada por el Rotary Club de

Buenos Aires

, en el hotel

Sheraton

Libertador en el barrio de

San Nicolás

.

Agregó: "El verdadero problema no es si se paga o no Ganancias; la pregunta correcta es qué jueces queremos y cuánto queremos que ganen". 

En tanto, negó la existencia de un enfrentamiento en el seno de la Corte al asegurar que "no hay conflictos internos" y dijo que los miembros discuten y defienden sus convicciones.

"La Corte es un organismo que tiene cinco ministros, que defendemos nuestras ideas con bastante convicción y vehemencia", aseguró, al responder una de las preguntas formuladas por la coordinadora del evento.

Además, realizó este miércoles un nuevo llamado a los jueces en la Argentina para que se mantengan "independientes de los otros poderes del Estado" e incluso de "sus propias convicciones ideológicas y políticas".


"Los jueces deber ser valientes. Tienen que tener la valentía de decir lo que el derecho exige y ser independientes de lo que pida la tribuna", manifestó. Además, ponderó el control sobre el comportamiento de los magistrados porque, dijo, "si la sociedad no nos mira, no vamos a mejorar".

Y, en tono de reconocimiento, señaló que los jueces "somos los únicos elegidos de por vida, no nos obliga el precedente y el control en la Argentina no es intenso. Los jueces en la Argentina somos muy poderosos". 

Sostuvo además que los jueces deben ser "independientes no solo de los otros poderes del Estado", sino también de sus "propias convicciones ideológicas y políticas", ya que "los jueces cambiantes socavan la Justicia".

En otro orden, el presidente de la Corte elogió algunas reformas introducidas en el Código Penal, como la "sanción de la mentira" y defendió la figura del arrepentido, que "es una reforma quirúrgica, pero tiene un efecto cuántico porque rompe la solidaridad en el delito".

Rosenkrantz ubicó la corrupción como un "problema endémico" en el país que, en general, dijo es encarado luego de "larguísimos letargos".

Asimismo, juzgó que "inculpar la responsabilidad a la Justicia por los resultados en los juicios que se trata la corrupción, es injusto".

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »